Cómo superar una ruptura

Desgraciadamente, no todas las relaciones triunfan. A veces, por innumerables motivos éstas se separan y se comienza con un largo periodo de agobio y dolor por no saber encajar una separación. Si éste es tu caso, no te agobies porque es bien sabido que el tiempo lo cura todo. Sin embargo, para que este tiempo no sea demasiado largo y no caigamos en una depresión, vamos a intentar dar unos consejos para aprender cómo superar una ruptura de pareja.

Lo que debes hacer para superar una ruptura de pareja

No tengas miedo en pasar por el duelo

Muchas veces reprimimos los sentimientos de tristeza porque creemos que si empezamos a llorar no vamos a parar nunca y nos vamos a enquistar en esa situación, pero créeme que hacerlo es lo mejor. Mi consejo es que no temas y dejes fluir las lágrimas porque pasar por ese duelo es el primer paso para superar la ruptura de pareja.

Busca apoyo emocional y habla con los que te quieren

Este es un momento para rodearte de los tuyos. Cuando se está pasando por momentos difíciles en nuestras vidas, muchas personas se cierran en sí mismas y temen expresar sus sentimientos por miedo a recordar aquello que tanto daño les está haciendo.

Necesitamos esa palabra de comprensión de los que más nos quieren para que nos ayuden a superar esos duros momentos.

Mantén tu mente ocupada

Si bien es importante pasar por el duelo, tampoco es sano enquistarse en esa situación todo el tiempo.

Actividades como dar un paseo, hacer deporte, leer o ver la televisión (intentar que al principio no sean programas ni novelas dramáticas con algo relacionado a lo que nos ha pasado), meditar o hacer yoga, son muy beneficiosas para mantener tu mente ocupada y ver que hay algo más a parte de aquella relación que perdiste.

Aprovecha el tiempo para hacer aquellas cosas que más te gustan.

Lo que debes hacer para superar una ruptura de pareja

Recuerda las cosas buenas que tienes

Es común que tras salir de una relación, haya quien se culpe a sí mismo de todo lo que ha pasado. Esto puede generar en una bajada de autoestima que es lo que menos queremos para estos momentos.

Por eso, es importante que con tranquilidad se elabore una lista por escrito de las grandes virtudes que tienes. Cuando te llegue el bajón, saca esa lista y leételas para subirte el ánimo y ver el futuro con mejores ojos.

Cuida de tu cuerpo para superar una ruptura de pareja

Cuando nos rompen el corazón pasamos por etapas de nuestra vida muy difíciles, pero si además no tenemos cuidado en alimentarnos bien y llevar una vida saludable, la situación puede empeorar bastante.

Es importante que tras una ruptura de pareja tratemos de comer sano y hacer ejercicio.

Con esto último, además de cuidar de nuestro cuerpo, podremos mantener la mente ocupada.

Tómate tu tiempo para hacer grandes cambios

Ahora no es el mejor escenario para hacer grandes cambios en tu vida. Si estás pensando en cambiarte de casa, irte a otra ciudad, comprar otro coche, o alguna otra cosa que suponga un gran cambio en tu vida normal, mejor dejarlo para más adelante.

Con este tipo de comportamientos, lo que pretendemos es enmascarar nuestros sentimientos y lo que tenemos que hacer es afrontarlos para superarlos y no mirar para otro lado. Además, por las circunstancias podemos tomar una decisión precipitada y equivocarnos.

No busques una relación rebote

Una de las peores cosas que podemos hacer después de pasar por una ruptura de pareja es buscar rápidamente otra relación para que esa otra persona nos haga olvidarlo todo.

Este tipo de relaciones tienen muchas menos posibilidades de triunfar, y lo que probablemente conseguiremos es hacernos aún más daño y hacérselo también a esa tercera persona. Además, tras el nuevo fracaso podemos querer intentar volver con aquella persona con la que estábamos anteriormente pero que en realidad no nos conviene.

Hay que tener cuidado porque nos puede hacer aún más vulnerables y querer volver con alguien que de verdad no nos conviene.

Busca la ayuda de un profesional

Si pese a intentar todos los consejos anteriores, ves que no avanzas y no te ves con fuerzas para superar la ruptura de pareja, lo mejor es que intentes buscar ayuda de un buen profesional que sepa guiarte y que te haga ver una perspectiva más práctica de la situación. Los hay muy buenos y competentes, los cuales seguramente encontrarán una manera de ayudarte.

Personalmente pienso que hablar de datos sobre ruptura de pareja puede parece un poco frívolo. Sin embargo, si nos atenemos a la realidad de lo que nos dicen las estadísticas, y sobre todo, a lo que vemos en la terapia de pareja podemos afirmar que si se tienen en cuenta todas las relaciones que puedan tener las personas a lo largo de su vida, la conclusión es que la mayoría se acaban rompiendo.

Obviamente no me refiero sólo a los matrimonios de varios años, sino a todas las relaciones en general, ya sean de pocos meses o varios años. Dejando un poco al margen esos amoríos de la adolescencia, en la que aún no tenemos una personalidad y madurez suficiente y en donde el éxito es la excepción, vamos a intentar citar las nueve principales causas de ruptura de pareja, las cuales muchas de ellas están relacionadas como causa y efecto.

Lo que debes hacer para superar una ruptura de pareja

Principales causas de ruptura de pareja

Falta de comunicación

Sin duda la comunicación es el principal lazo de unión en una relación.

En el momento en el que comienza a faltar dicha comunicación, es cuando empieza el deterioro de la misma. Es importante que estemos atentos y cuidemos este aspecto en la pareja porque será su eje motor que la mantendrá en funcionamiento. Por lo tanto, podemos decir que la falta de comunicación es una de las principales causas de ruptura y debemos romper con ese hábito.

Celos e infidelidades

Otras de las causas de ruptura son los celos, ya que es una lacra en muchas relaciones, derivada de la falta de confianza y que a la vez son consecuencia de una falta de comunicación (la causa es la falta de comunicación y el efecto son los celos).

Por otra parte, las infidelidades muchas veces se inician con compañeros de trabajo o personas de nuestro entorno, con las que sin darnos cuenta, establecemos una relación de confianza, hablando de asuntos íntimos (posiblemente porque hemos perdido la comunicación con nuestra pareja), y que poco a poco va creciendo.

Muchas veces hay una línea muy delgada entre esa confianza y algo más que puede provocar la ruptura de pareja.

Incompatibilidad

En todas las relaciones primero tenemos ese periodo típico inicial de ilusión. Transcurrido el mismo, muchas veces podemos ver a nuestro compañero como una persona totalmente incompatible con nosotros.

Este es un verdadero problema porque normalmente tras ese “descubrimiento” te empiezas a sentir peor con el tiempo. Es importante que siempre que comencemos una relación intentemos fijarnos si esa persona realmente tiene cosas en común o en cambio la estamos idealizando demasiado.

Orgullo

Desgraciadamente este es uno de los mayores males, ya no sólo en las relaciones de pareja, sino también como causa de conflicto en cualquier tipo de relación entre dos o más personas.

En el caso en el que estamos tratando, muchas veces hay personas que le dan más importancia a su ego que a la relación en sí.

Si sucede que en los conflictos, se prefiere ignorar a la otra parte antes de tragarse el orgullo y tratar de solucionar el problema, entonces se corre serio peligro de ruptura de pareja por culpa de este problema.

Emociones reprimidas

Suceden cuando nuestra pareja nos habla sobre grandes planes y proyectos que no podemos cumplir. Un caso típico es cuando nos hablan de conseguir una vida más acomodada y llena de felicidad, la cual nosotros sabemos que no vamos a poder satisfacer.

La ilusión es muy saludable, pero siempre que se acompañe de realismo. Este no es un problema acerca de que si se quiere o no a la otra persona, es un problema de un sufrimiento que causa el saber que no vamos a poder complacer y cumplir las expectativas de alguien que nos importa.

Esa frustración, la cual se sufre casi siempre en silencio, genera una carga emocional muy grande que provoca un estado de ansiedad que tiene efectos nocivos para la relación (y la salud física).

Volvemos a señalar en este punto la comunicación como un factor muy importante para contrarrestar los efectos de las emociones reprimidas y así evitar que esto sea una de las causas de ruptura.

Falta de tiempo

En un mundo tan acelerado como en el que vivimos, muchas veces entre el trabajo, las obligaciones del hogar, los niños, o cualquier otro motivo, sucede que no nos queda tiempo para pasar con nuestra pareja.

Si esta situación es temporal, quizás no nos afecte demasiado. El problema surge cuando dicha situación es continuada en el tiempo. En estos casos, poco a poco el uno va aprendiendo a vivir sin el otro, hasta que llega un momento en el que ya no se tiene la necesidad de estar con la otra persona y se produce la ruptura de pareja.

Pérdida de complicidad

Cuando te pasa algo bueno durante el día, ¿estás deseando llamar por teléfono para contárselo a él o a ella? ¿Te gusta habar acerca de los acontecimientos que has tenido durante el día? Si ese no es el caso, está claro que está habiendo una pérdida de complicidad.

Estos detalles, aunque parezcan poco importantes, juegan un papel fundamental y hay que tratar de cuidarlos al máximo.

Problemas económicos

Desgraciadamente, debido a la terrible crisis que ha azotado la economía mundial, no es raro encontrar familias en donde se están pasando por dificultades económicas.

Si bien, éste puede ser un elemento de unión para salir juntos adelante, en muchos casos se genera una situación de tensión y ansiedad que provoca discusiones, disputas, y otra serie de trastornos en el entorno familiar que puede ser una de las causas de ruptura en la relación.

La sexualidad

Lo he dejado para el último, pero ni mucho menos es el menos importante, de hecho es todo lo contrario. Si en tu relación de pareja no está habiendo suficiente sexo o no te estás esforzándote lo suficiente en mantener esa llama de la sexualidad viva, pueden surgir rupturas.

De hecho, el sexo es fundamental, y aunque las dos partes aparentemente no estén descontentos con esa situación, al final ese estado prolongado acabará pasando factura.

Por supuesto hay otras muchas causas de ruptura de pareja, como podría ser la violencia doméstica, pero creo que se han señalado las nueve más habituales. Si crees que tu relación está viéndose afectada por alguna de ellas, entonces puede que acudir a una terapia de pareja sea la solución para encontrar la manera de resolver los conflictos.

Y eso es todo, si estás leyendo este artículo de cómo superar una ruptura de pareja y estás pasando por esa etapa, sólo me queda desearte mucho ánimo :). Espero que estos consejos te puedan servir de ayuda y que el día de mañana todo esto sea apenas un mal recuerdo.

Si te ha servido de algo, anímame a continuar pulsando sobre los botones de las redes sociales ;)

Hasta la próxima!

4.9/5 (20 votos)